sábado, 14 de diciembre de 2013

Estados Unidos crea otro tipo de satélite espía

O al menos eso parece. Se llama MUARE y se parece a lo que hoy en día es un satélite electro óptico, solo que con una pequeña diferencia:

Posible aspecto del futuro satélite. Membrana.ru.

El satélite porta una gran superficie redonda sostenida por tres fijaciones.

Ball Aerospace Technologies Corporation es el contratista encargado del diseño del satélite y parece ser que han completado el diseño -eso si, preliminar- del aparato, que operará la DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) estadounidense.

El objetivo de este aparato sería la de un satélite normal de reconocimiento, el de fotografiar al objetivo. Eso si, con unas variaciones que lo harían único, ya que en vez de operar en órbita baja (400-1000 Km como los KeyHoles actuales), volará en órbita geosíncrona a unos 35.750 Km.

Esto se conseguiría gracias a la óptica difractiva que utilizaría el patrón de Moiré, utilizando la membrana que cuelga de esas tres sujeciones, haciendo una especie de "lupa" que dirigiría con curvas -deformaciones- enanas (del orden de micrómetros) del tamaño de la longitud de onda que se quiere recibir, y lo desviarían hacia el telescopio (que se cree que tendría 5 metros de diámetro, aunque a mí me parece demasiado), creando un efecto de como si el espejo primario fuese de 10 metros, cosa que hoy en día sería inviable por culpa del diámetro máximo que tienen los lanzadores. El que sólo se refleje ciertas longitudes de onda, en este caso el visible y puede que en el futuro el infrarrojo, permite además descartar las frecuencias que no se desean.


Membrana parecida a la que utilizaría el satélite. str.llnl.gov / Novosti-Kosmonavtiki.ru. En este caso las frecuencias reflejadas son las que corresponden al rojo, naranja y amarillo.


La resolución podría llegar a los 3 metros por píxel, que aunque no se acerca ni de lejos a la resolución de los satélites espía en órbita baja (10-15 centímetros), es una resolución increíble teniendo en cuenta que el satélite está 80 veces mas lejos. Pero el gran pro, es que será diseñado para que sea capaz de transmitir fotos o vídeos en tiempo real durante tiempo ilimitado de cualquier lugar en la tierra excepto en los polos y altas latitudes, capacidad que no tienen los satélites en órbitas bajas, que se desplazan rápidamente, orbitando la tierra cada 90 minutos. Al estar en órbita geosíncrona, el satélite permanecerá estático al objetivo.
A pesar de todo, el desarrollo del proyecto parece ser que no costará más de 500 millones de dólares, a bastante menos de la mitad que el satélite espía más caro que existe en órbita. 

Eso sí, antes de ser lanzado cualquier satélite de ese precio, se realizarán pruebas en un pequeño satélite de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.



Fuentes y referencias:

-DARPA (leer artículo)
Aquí y Aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario